RSS

LO QUE HITLER TENÍA QUE DECIR SOBRE LAS ARMAS – UN POCO DIFERENTE DE LO QUE NOS HAN DICHO

23 May

El siguiente es un extracto del libro del mismo título (Gun Control in Germany, 1928-1945), disponible en National Vanguard Books, PO Box 330, Hillsboro WV 24946 USA. Control de armas en Alemania, 1928-1945, por William L. Pierce.

Una creencia común entre los defensores de la Segunda Enmienda de la Constitución de EE.UU. es que el gobierno nacionalsocialista de Alemania bajo Adolf Hitler no permitió la propiedad privada de armas de fuego. Los gobiernos totalitarios, que han aprendido en sus clases de educación cívica de la escuela secundaria, no confían en sus ciudadanos, y no se atreven a permitirles tener las armas de fuego. Por lo tanto, a menudo se escucha la frase:

“Sabes, lo primero que hicieron los “nazis” cuando llegaron al poder fue ilegalizar las armas de fuego”, o, “Lo primero que hizo Hitler en Alemania fue recoger todas las armas.”

Uno puede entender por qué muchos propietarios de armas estadounidenses quieren creer esto. Ellos ven en el esfuerzo actual de su propio gobierno de quitarles su derecho a poseer y portar armas una limitación de un elemento esencial de su libertad y de un movimiento hacia la tiranía, y quieren caracterizar estos acaparadores de  armas de la manera más negativa que puedan.

Adolf Hitler ha sido vilipendiado continuamente y durante los últimos 60 años más o menos, por los medios de comunicación en Estados Unidos –y del mundo-, y desde luego ningún político o alguien con un cargo público quiere ser comparado con él. Si el esfuerzo de confiscación de armas puede ser interpretado como algo que Hitler hubiera aprobado, podrían perjudicar este esfuerzo de revocarles su derecho con eficacia.

Esta identificación de la inclinación a negar a los ciudadanos el derecho a poseer y portar armas con el Nacional Socialismo y Adolf Hitler se ha visto reforzada recientemente por anuncios en revistas creativas que muestran a Hitler con su brazo extendido en saludo romano bajo el título:

“Todos a favor del control de armas levanten la mano derecha.”

Un grupo judío, “Jews for the Preservation of Firearms Ownership” (JPFO), bastante ruidoso por su tamaño, ha sido especialmente entusiasta en promover la idea de que el esfuerzo actual de control de armas en Estados Unidos tiene sus raíces en Alemania durante el período de Hitler. Este grupo ha ido tan lejos como para afirmar en varios artículos publicados en revistas populares leídas por los entusiastas de armas de fuego, que la legislación restrictiva actual propuesta por el gobierno de EE.UU. se basa en una ley de control de armas decretada por el gobierno nacionalsocialista de Alemania: La Ley Alemana de Armas (Waffengesetz) del 18 de marzo de 1938.

Una vez más, uno puede entender la motivación del JPFO. Muchos propietarios de armas de fuego no judíos son muy conscientes que el movimiento de restringir sus derechos está liderado y promovido principalmente por los Judios, y un sentimiento anti-judío ha estado creciendo entre ellos. Ellos saben que los medios de comunicación controlados, que casi todos unánimemente están a favor de abreviar o suprimir la segunda enmienda, están en gran medida bajo la influencia de los Judios –sino completamente-, y también saben que los legisladores anti-armas más importantes en el Congreso también son Judios. Es natural que un grupo como el JPFO necesite montar un control de daños y tratar de evitar que el sentimiento anti-judío crezca aún más fuerte entre los propietarios de armas. Su estrategia es desviar la culpa de sus parientes en los medios de comunicación y el gobierno y dirigirla hacia sus enemigos más odiados, los nacional-socialistas – o al menos lo suficiente para crear humo para ocultar los hechos y evitar confundir al público pro-armas.

Por desgracia para los que desean ligar a Hitler y el nacionalsocialismo con el control de armas, la premisa de este esfuerzo ES FALSA. Las legislaciones sobre armas de fuego bajo Hitler, lejos de la prohibición de la propiedad privada, en realidad facilitó el mantenimiento y la portación de armas por ciudadanos alemanes, eliminando o mejorando las leyes restrictivas que habían sido aprobadas por el gobierno anterior al suyo: un gobierno de centro-izquierda que contenía una serie de Judios. –Controlando Alemania desde los puestos clave-

No es sólo que la legislación de armas de fuego de los Nacional Socialistas era lo contrario de lo que se ha afirmado que ha sido por personas que quieren ligar a los modernos acaparadores de armas con un tinte “nazi”:

Todo el espíritu del gobierno de Hitler es taxativamente diferente a la representación que realizan los medios de comunicación de Estados Unidos –controlado por judios-. Los hechos, en resumen, son las siguientes:

El gobierno Nacional Socialista de Alemania, a diferencia del gobierno en Washington hoy en día, no tenía miedo de sus ciudadanos. Adolf Hitler era el líder más popular que Alemania haya tenido. A diferencia de los presidentes Norte-Americanos, Hitler no tenía que usar chalecos antibalas o tener escudos de cristal a prueba de balas delante de él cada vez que hablaba en público. En las celebraciones públicas Hitler cabalgaba pie en un coche abierto mientras se movía lentamente por multitudes entusiastas. Los Comunistas hicieron varios intentos de asesinarlo, y su gobierno le respondió con fuerza el comunismo, prácticamente sacándolos a todos de Alemania. Entre los ciudadanos alemanes, que respetaban la ley y Adolf Hitler, sin embargo, había un amor real, con confianza y el respeto mutuos.

El espíritu del nacionalsocialismo fue una de virilidad, y la legítima defensa individual y la autosuficiencia eran fundamentales para la visión del nacionalsocialista, de la forma en que un ciudadano debe comportarse. La idea de prohibir la propiedad de armas de fuego era completamente ajena al nacionalsocialismo. En las universidades alemanas, donde el Nacional Socialismo ganó sus primeros puntos de apoyo y que más tarde se convirtió en sus bastiones más fuertes, el duelo era una práctica aceptada. Aunque los gobiernos liberales-judíos en Alemania después de la Primera Guerra Mundial intentaron prohibir los duelos, persistió ilegalmente hasta que fue nuevamente legalizado por los nacionalsocialistas. Esgrima, tiro al blanco, y otras artes marciales eran inmensamente populares en Alemania, y los nacionalsocialistas animaron a los alemanes jóvenes a ser competentes en estas actividades, en la creencia de que eran importantes para el desarrollo del carácter de un hombre.

El registro de armas y licencias (para armas largas, así como para pistolas) fueron legisladas por un gobierno anti-Nacionalsocialista en Alemania 1928, cinco años antes de que el nacionalsocialismo llegara al poder. Hitler se convirtió en canciller el 30 de enero de 1933. Cinco años más tarde, su gobierno decidió a volver a escribir la ley de armas promulgada una década antes por sus predecesores, sustancialmente un tintineo en el proceso

Por ejemplo, las armas largas estaban exentas de la exigencia de un permiso de compra, la edad legal para la propiedad de armas se redujo de 20 a 18 años, el período de validez de un permiso para portar armas se amplió de uno a tres años, y se retiraron las disposiciones que restringen la cantidad de munición o el número de armas de fuego a una persona podía poseer). El gobierno de Hitler puede ser criticado por dejar ciertas restricciones y requisitos de concesión de licencias en la ley, pero los nacionalsocialistas no tenían ninguna intención de eliminarles a los alemanes respetuosos de ley su derecho a portar y mantener armas. Una vez más, la ley de armas de fuego decretada por el gobierno de Hitler amplio los derechos de los alemanes a tener y portar armas, no se añadieron nuevas restricciones, y muchas restricciones preexistentes se suavizaron o se eliminaron por completo.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, los soldados estadounidenses en las fuerzas de ocupación estaban estupefactos al descubrir cuántos civiles alemanes poseían armas de fuego privadas. Decenas de miles de pistolas saqueados de casas alemanas por soldados fueron trasladadas a los Estados Unidos después de la guerra. En 1945 el general Eisenhower ordenó que todas las armas de fuego de propiedad privada en la zona de ocupación americana en Alemania fueran confiscados, y los alemanes fueron obligados a entregar sus escopetas y rifles, así como las armas de mano que todavía no habían sido robadas. En la zona de ocupación soviética civiles alemanes eran fusilados si se les encontraba en posesión de incluso un solo cartucho.

Los judios, debe tenerse en cuenta, no eran alemanes, aunque hubiera nacido en Alemania. Los nacionalsocialistas definieron la ciudadanía en términos étnicos, y bajo Hitler a los judios no se les otorgaban todos los derechos de la ciudadanía.

Legislaciones de los Nacional Socialistas excluyeron progresivamente a los Judios de profesiones clave: enseñanza, medios de comunicación, la práctica de la ley, etc.

El objetivo fue no sólo liberar de la vida alemana la influencia opresiva y degenerativa del judío, sino persuadir a los judios de emigrar. La Ley de Armas Alemana del 18 de marzo de 1938, excluyó específicamente a los judios desde la fabricación o la negociación de armas de fuego o municiones, pero no los excluyo de poseer o portar armas de fuego personales. La exclusión de los Judios en el negocio de las armas de fuego les dolía tanto como cualquier otra exclusión, y en su manera típicamente etnocéntrica han tergiversado la ley que participan como una supuesta ley anti-armas, en un intento de mostrar a sus enemigos en una mala luz.

Cabe señalar de paso que las restricciones impuestas a los Judios por los nacionalsocialistas tenían el efecto deseado: entre 1933 y 1939 dos tercios de los Judios que Vivian en Alemania emigraron, reduciendo la población judía del país de 600.000, cuando Hitler se convirtió en Canciller en 1933 a 200.000 en el estallido de la Segunda Guerra Mundial en 1939. Los Judios en los Estados Unidos, viendo este periodo desde propio y estrecho punto, han descrito estos años de paz del gobierno nacional-socialista como un tiempo de oscuridad, terror, y regresión, mientras que para el pueblo alemán fue una época de esperanza, alegría, y la renovación espiritual y material.

Gran parte del mismo tipo de distorsión se ve en la imagen de los Estados Unidos en la década de 1950: la llamada “Era de McCarthy.” El senador Joseph McCarthy (republicano, de Wisconsin) utilizó su posición como presidente del Comité de Operaciones Gubernamentales del Senado para exponer la infiltración comunista generalizada en el gobierno de EE.UU. y otras instituciones de Estados Unidos que habían tenido lugar durante la Segunda Guerra Mundial. Una gran mayoría de los comunistas que fueron arrastrados a regañadientes a la luz del día por sus esfuerzos eran Judios. Como resultado de ello, los medios de comunicación controlados –por judios- siempre han retratado ese período como una era de terror y represión, como si todo el mundo tenía miedo del senador McCarthy en su “caza de brujas”. Por supuesto, no era nada de eso para los estadounidenses no judíos, que no se sentían intimidados en lo más mínimo. La historia vista a través de un lente judío – es decir, a través de los medios de comunicación controlados por Judios – siempre distorsionan de forma correspondiente a los intereses y preocupaciones de los judíos.

Tanto la Ley de Armas de Alemania del 18 de marzo de 1938, promulgada por los nacionalsocialistas, como la Ley de Armas de Fuego y Municiones, del 12 de abril de 1928, la cual fue promulgada por un gobierno anti-nacional-socialista, se dan a continuación en su totalidad, por primera vez en facsímil y luego en la traducción Inglés. Un poco de información de fondo en primer lugar, sin embargo, puede ayudar al lector a comprender su significado.

Después de la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial (una derrota en la que Judios de Alemania jugaron un importante papel, desmoralizando el frente interno con demostraciones y otras actividades subversivas tanto como lo hicieron en Estados Unidos durante la guerra de Vietnam), el Kaiser abdicó y liberales e izquierdistas tomaron el control del gobierno en 1918. Hitler, recuperándose en un hospital militar de un ataque de gas venenoso británico que le había cegado temporalmente, tomó la decisión de entrar en la política y la lucha contra los traidores que sentía eran responsables de la angustia de Alemania.

La tendencia de los nuevos gobernantes de Alemania después de la Primera Guerra Mundial fue la misma como lo es para los liberales en Estados Unidos hoy: promovieron el cosmopolitismo, el internacionalismo y el igualitarismo. En 1923 las condiciones económicas en Alemania se había convertido en una catástrofe, y había mucha inquietud pública. Los comunistas habían logrado importantes avances en el movimiento obrero y eran una amenaza creciente para el país.

Hitler realmente había entrado en la política, y sus nacionalsocialistas combatieron a los comunistas en las calles de las ciudades de Alemania y poco a poco llegaron a ser vistos por muchos alemanes patriotas en la clase obrera y la clase media como la única fuerza que podía salvar a Alemania de una toma de poder comunista y la ruina total.

Los Nacionalsocialistas de Hitler continuaron ganando reclutas y ganando fuerza durante la década de 1920. Los comunistas, con la ayuda de la Unión Soviética, también siguieron creciendo. La situación política se hizo cada vez más inestable ya que el gobierno había perdido el apoyo popular.

La respuesta del gobierno fue mucho más rigurosa restringiendo los derechos de los ciudadanos alemanes a poseer y portar armas. La Ley de Armas de Fuego y Municiones, de 12 de abril de 1928, fue el más importante esfuerzo en este sentido. Esta ley fue promulgada por un gobierno de centro-izquierda hostil a los nacionalsocialistas (el gobierno estuvo encabezada por el canciller Wilhelm Marx y consistió en una coalición de socialistas, incluyendo a muchos Judios, y centristas católicos).

Cinco años más tarde, en 1933, los nacionalsocialistas estaban en el poder, Hitler encabezó el gobierno y la amenaza comunista fue aplastada con decisión. Los nacionalsocialistas comenzaron a deshacer el daño social y económico hecho por sus predecesores. Alemania fue restaurada con pleno empleo, la degeneración y la corrupción fueron arrancadas, los judios y sus colaboradores fueron removidos de una de las facetas de la vida nacional tras otra, y el pueblo alemán entró en una nueva era de libertad nacional, la salud y la prosperidad.

Por último, en 1938, el gobierno nacional-socialista se decidió a promulgar una nueva ley de armas de fuego para reemplazar la promulgada por sus opositores diez años antes. Los aspectos más destacados de la ley de 1938, especialmente en su aplicación a los ciudadanos en lugar de los fabricantes o distribuidores, los siguientes:

Armas de fuego sólo pueden ser comprados con la presentación de un permiso de Adquisiciones de Armas (Waffenerwerbschein), que debe ser utilizado dentro de un año desde la fecha de emisión. Armas de fuego de avancarga están exentas de la obligación de autorización. [La ley de 1928 había solicitado un permiso para la compra de armas largas también, PERO los nacionalsocialistas eliminaron este requisito.]

Los titulares con un permiso para portar armas (Waffenschein) o de una licencia de caza no necesitan un permiso de adquisición de armas con el fin de adquirir un arma de fuego.

Una licencia de caza autoriza a su titular a llevar armas de caza y pistolas.

* Las armas de fuego y municiones, así como espadas y cuchillos, no se pueden vender a los menores de la edad de 18 años. [Recuerden que el límite de edad  era de 20 años en la ley de 1928.]

* El que lleva un arma de fuego fuera de su vivienda, su lugar de trabajo, su negocio, o de su propiedad perimetral debe tener en su persona un Permiso de armas (Waffenschein). No se requiere un permiso, sin embargo, para llevar un arma de fuego para su uso en un campo de tiro policial-aprobado.

* El permiso para adquirir un arma de fuego o llevar armas de fuego sólo podrá ser expedido a las personas cuya integridad no está en cuestión y que pueda demostrar la necesidad de un permiso. En particular, un permiso no podrá ser expedido a:

1. personas menores de 18 años;

2. personas legalmente incapaces o deficientes mentales;

3. Gitanos y vagabundos;

4. personas bajo supervisión policial obligatoria [es decir, en libertad condicional] o de otra manera temporal sin derechos civiles;

5. personas condenadas por traición o alta traición o de conocidos que se dedican a actividades perjudiciales para el Estado;

6. personas que por asalto, violación, un quebrantamiento de la paz, la resistencia a la autoridad, un delito o falta penal, o una violación de la caza o la pesca fueran legalmente condenadas a una pena de prisión de más de dos semanas, si no han transcurrido tres años desde la pena de prisión.

* La fabricación, venta, transferencia, posesión e importación de las siguientes acciones están prohibidas:

1. armas de fuego pirateadas, diseñados con el fin de ocultar su función (por ejemplo, armas de caña y pistolas cinturón de hebilla);

2. cualquier arma de fuego con silenciador y cualquier rifle equipado con un faro auxiliar;

3. cartuchos de calibre .22, balas de punta hueca.

Esa es la esencia. Numerosas otras disposiciones de la ley se refieren a los fabricantes de armas de fuego, importadores y distribuidores, para la adquisición y portación de armas de fuego por la policía, los militares y otros funcionarios oficiales, a las tarifas máximas que pueden cobrar por los permisos (3 Reichsmark), a los turistas que traen armas de fuego en Alemania, y en las multas y otras sanciones que se impongan por violaciones.

Los requisitos de “confianza” y de la prueba de la necesidad en la obtención de un permiso son problemáticas, pero hay que señalar que simplemente eran prorrogados de la ley 1928:

No fueron formuladas por los nacionalsocialistas. Bajo los nacionalsocialistas estos requisitos fueron interpretadas liberalmente: una persona que no corresponde a ninguna de las categorías prohibidas mencionadas anteriormente se consideró digno de confianza, y una declaración como, “A menudo llevo sumas de dinero”, era aceptada como prueba de la necesidad.

La prohibición de rifles con faro auxiliar y munición calibre .22 se basaron en consideraciones que los primeros eran antideportivos cuando se utilizaban para la caza, y los segundos eran inhumanas.

Ahora lee las leyes alemanas para armas de fuego por ti mismo, ya sea en el original alemán tal y como fueron publicados por el gobierno alemán en el Reichsgesetzblatt o en la traducción completa al inglés que se ofrecen aquí.

Si desea pasar por alto la mayor parte de la jerga legal e ir directamente a la parte más pertinente de la Ley Nacional de Armas de Fuego Socialista – la parte referente a la compra, la propiedad, y el porte de armas de fuego por particulares – pase a la página 35 (Parte IV de la Ley).

Tenga en cuenta, como ya se ha mencionado anteriormente, que hay dos tipos separados y distintos de permisos referidos como: un Permiso Armas Adquisición (Waffenerwerbschein), sólo se necesita para comprar un arma de fuego, y un Permiso de Armas (Waffenschein), necesarias para cargar cualquier arma de fuego en público. Curiosamente, como también se ha mencionado anteriormente, una licencia de caza podría tomar el lugar de ambos permisos.

Cuando haya leído las dos leyes reproducidas aquí, comprenderá que son los enemigos de Hitler, NO Hitler, los que deben compararse con los acaparadores de armas en Estados Unidos hoy.

Entonces, como ahora, eran los judios, no los Nacional Socialistas, que quisieron –y quieren- el derecho a la legítima defensa restringida al pueblo. Usted va a entender que los que siguen haciendo la afirmación de que Hitler era un acaparador de armas son ignorantes o deshonestos.

Y usted comprenderá que no fue sino hasta 1945, cuando los victoriosos comunistas y democráticos de la Segunda Guerra Mundial (EEUU, URSS, Reino Unido) se habían instalado como gobiernos de ocupación para gobernar a los alemanes conquistados, que los ciudadanos alemanes fueron final  y completamente negados de su derecho a la autodefensa armada.

LIBRO COMPLETO:

http://www.jrbooksonline.com/PDF_Books/gcnsg.pdf 

En este video verán como los judios nuevamente son el motor en EEUU que busca quitarles el derecho a la auto defensa al pueblo norte americano

 
2 comentarios

Publicado por en 23 mayo, 2013 en La verdad sobre Hitler y la SGM

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

2 Respuestas a “LO QUE HITLER TENÍA QUE DECIR SOBRE LAS ARMAS – UN POCO DIFERENTE DE LO QUE NOS HAN DICHO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
alertanacionalistas

"El buen ciudadano es aquel que no puede tolerar en su patria un poder que pretende hacerse superior a las leyes." - Marco Tulio Cicerón. Nuestro proposito es convertirnos en un eficaz medio de información y romper el blindaje mediatico impuesto por los medios hegemonicos impuestos por la juderia

Scottish Dawn

Alba Gu Bràth

Periódico Al Derecho

Periódico de los estudiantes de la Facultad de Derecho

Ende der Lüge

Nur die Wahrheit macht uns frei!

Two Hundred Years Together

A History of the Russians and the Jews

Allarme Ebreata

Senza Censura – Pagina non adatta per Stolti!

Aryanity

forbidden secrets of the Aryan race

La Voz del IV Reich

Expresión Nacional Socialista Hispanica

Real Science

"Science is the belief in the ignorance of the experts" - Richard Feynman

The New Nationalist

Third Position Nationalism: The Triumph of Good Over Evil

Tinnelle88

Truth Seeker

The Big Picture

A Ground-Breaking Documentary on Child Trafficking

Wide Awake Gentile

A fine WordPress.com site

Theory, Evolution, and Games Group

The EGG studies theoretical computer science, evolution, and game theory.

A %d blogueros les gusta esto: